Pero la realidad, como el dinosaurio del cuento de Monterroso,
está todavía allí: intacta, bueno, no precisamente intacta, rasguñada; esperando la develación.

Rosario Castellanos

jueves, enero 07, 2016


Feliz año 2016...
En este estado de lluvia y ante el estado en que se encuentran las calles de la ciudad, para variar... quiero contar lo siguiente:

En el boulevard Pacífico del parque industrial del mismo nombre, hay muchos hoyos, como no había habido antes. De hecho a algunos, les han puesto palos y señales como sillas de plástico, que a las horas terminan en otro lugar de la calle supongo que cuando algún conductor no los ve y se los lleva de corbata, dañando el carro o el tráiler, De noche, casi no se ve, necesita conocer uno muy bien el camino de campo minado. El día primero, caí en uno que está subiendo cerca de la curva de la muerte. Era como un pozo abierto. La llanta se reventó. Llegué a la única llantera que está arriba, no me quisieron atender que porque era día primero, De ahí me fui, llegando a dos gasolineras antes para echarle aire a la llanta, y llegué a la llantera Jaramillo de la 5 y 10. Ahí parcharon la llanta, pero no servía y no había para venderme de rin 14. El muchacho me dijo: págueme los parches y le voy a regalar esta llanta para que llegue a su casa. Me fui a la Jaramillo de Otay, y nada, no había llanta de la medida. Le echó el señor aire de nuevo a la llanta y nos fuimos para la casa. Al pasar de vuelta por el pacífico me fui con más cuidado, pero igual no se ve bien en la noche. ¿Cómo es posible que las calles estén en ese estado? Si éste es un boulevard de tráfico pesado, con innumerable cantidad de trailers pasando, imaginen cómo están las calles de la periferia (aunque ésta también es una periferia). En la mañana como era de esperarse amaneció el carro con la llanta desinflada.

martes, noviembre 03, 2015

Quiero decir que me encanta el Halloween. Salir a pedir dulces, los disfraces, el conteo de los dulces, es como una fiesta que desde que tengo uso de razón, es parte de las actividades que hacemos como familia una vez al año. Primero con  mi mamá y mi hermana, hace muchos, muchos años y después con mis hijes, ahora desde el año pasado, con mi hijo únicamente. También procuro disfrazarme. En algunas ocasiones y juntando el evento con el día de muertos, me he vestido de catrina. Como la patria en otros años ha estado pobre, en esos, me visto de bruja, ya que es fácil y barato. Este año en honor a los Star wars, me vestí de la princesa Leia moderna (con pantalón, ya que no encontré la túnica), ah, aunque me faltó la pistola. Asimismo me sentí indignada cuando algunos osaron decirme que si me había vestido de Frida Kahlo, de la Puka y creo que lo peor, fue haberme dicho que si era la Popis, del Chavo del ocho... ¡Plop! pensé... (jamás me hubiera caracterizado con alguno de los personajes del Chavo)... Los que sabían quién era fueron gente de mi edad y uno que otro de generaciones más jóvenes, uff, dije, ya estoy ruca. Pero de ahí en fuera, estuvo muy bien la pedidera del triqui triqui. En esta ocasión, el saldo de dulces por mi hijo fue de 143, de ellos 41 eran paletas de diferentes colores y texturas, 22 eran dulces contenidos en bolsitas y paquetitos, 17 de chocolates y mazapanes y por último, 63 dulces, entre de chile, chiclosos y de diferentes sabores.

domingo, septiembre 06, 2015

Iba subiendo con todo lo que tenía, mis manos, mis pies, girando la cabeza, moviendo el cuerpo, una pierna a la vez. El cerro tenía raíces a las que podía asirme y apoyarme. No obstante al voltear hacia abajo vi una piedra con figura romboide que en su momento había tocado y visto muy grande desde cerca. De arriba se veía ya pequeña. Sentí miedo, pero no me iba a dejar vencer. De pronto, ya que iba a mitad del camino, me distrajo un ave que distinguí como águila, Me pareció que volaba demasiado bajo para ser un águila y muy cerca de mí. El ruido que emitió hizo que volteara y no fijara mi pie derecho en una raíz muy pequeña que sobresalía, por lo que resbalé y no me sostuve de manera fuerte con las manos. Rodé hacia abajo y casi llegué al pie del cerro. Estaba toda llena de tierra y pequeñas ramas. También noté que una rodilla sangraba. Nunca había caído de esa forma, pensé que no sería ni la primera, ni la última. ¿Ya acaso me iba a dejar vencer un cerrito? En definitiva no, pero sí pasarían algunos meses para volver a intentarlo...

viernes, septiembre 19, 2014

Hoy es aniversario del terremoto de la Ciudad de México ocurrido en 1985. Por lo cual ya está instituido hacer un simulacro en esta fecha en recordatorio de tal evento, así como para estar preparados por si ocurriera uno. En lo personal, creo que nadie estamos preparados completamente, aunque sí lo que sabemos que debemos hacer es tratar de mantener la calma y actuar para sobrevivir. Decirlo es tan sencillo y hacerlo es tan difícil, que creo que me estoy tragando las palabras. Cuando ocurrió el terremoto yo acababa de ir a vivir a Sonora, nosotros estábamos pasando nuestro propio terremoto, ya que mi amá tenía cáncer y acababa de ser operada hacía poco, desmembrada, sin un seno y sin conciencia propia de lo que eso significaba a partir de ese momento en nuestras vidas. Recuerdo las imágenes en la televisión que me impactaron mucho... Fue horrible ver todos esos edificios caídos y saber que la gente estaba ahí atrapada sin poder salir y que muchos murieron. La caída de algunos es momentánea y la de otros inicia con un leve suceso, como el de mi amá. Ese año inició la lucha contra el cáncer y por la sobrevivencia, misma que duró nueve años. Moriría poco a poco... Nosotros, sus hijas, vivíamos la cotidianidad, sin fijarnos en esas cosas, vivíamos para ir a la escuela, hacer amigos y adaptarnos al nuevo medio en Sonora. El terremoto había sido muy lejos de distancia para nosotros, pero sí me puso a pensar en qué haría yo si empezara a temblar la tierra. Aunque mi experiencia con temblores, o una de las que recuerdo, siendo muy chiquita, fue en Tijuana, con alrededor de 5 o 6 años quizá, que estaba en una casa con una muchacha que me estaba cuidando, yo estaba en la recámara en medio de dos camas jugando con barbies, y la muchacha se estaba bañando, yo la estaba esperando. La casa era de madera y en un momento empecé a sentir que me iba de un lado para otro y me detenían el cuerpo las camas, todo se movía y la chica me gritó si yo estaba bien, contesté que sí, y ya, todo terminó, seguí jugando con mis muñecas, no me asusté ni me amedrenté, simplemente me dejé llevar de un lado a otro como si fueran olas del mar, porque esa fue la sensación que tuve en ese momento.
En fin, también hoy es el cumpleaños de mi hijo más pequeño. Me preguntó un día hace poco que por qué había nacido el mes de las desgracias, yo me reí.. -¿cuáles?, pregunté, -bueno, me dice, el terremoto del 85, y el del 11 de septiembre. -Naciste en una fecha especial, le respondí, pero es pura coincidencia, y es para estar preparados y que todos mantengamos la calma, también añadí. -Ah, dijo el niño, muy bien.

jueves, septiembre 18, 2014

Uno de los dichos de doña Carlota, q.e.p.d., a fines de los años 80 en Yavaros, fue que quería tener una "diabólica", ante una sociedad tan católica aquello se tornó hasta agravioso a las leyes canónicas y culturales de la época. Pero todos nos reímos al respecto. Ella quería decir una "parabólica", que a su vez era una antena en forma de plato de esas muy grandotas, diferentes a las de ahora que tienen tendidas las compañías Sky, Direct TV y Dish. Lo dijo porque su hijo se había ido a estudiar a Guadalajara al seminario y ella creyó que con una antena de televisión podía acceder al espacio donde se encontraba a kilómetros de distancia su hijo. Lo dijo porque quería ver a su hijo a través de ella. Es claro que dicha antena no servía para eso, pero la doña Carlota pensó que sí, pues qué otra función tendrían antenas tan grandes si no servían para los fines personales de búsqueda de personas.
Hace poco me estuve acordando de doña Carlota. Era para muchos lo que comúnmente se llama o dice la gente, una "mujer de su tiempo", en cuanto a las costumbres y tradiciones, sin embargo, no sé qué pensaría si viviera en este momento, con tantos dispositivos al alcance, sobre lo que ella hubiera dado si los hubiera habido en su momento para ver a su hijo. Si a esas vamos, no, no era una "mujer de su tiempo", era adelantada en cuanto a lo que pensó sería o llegaría la tecnología a ser algún día. Este pensamiento ha sido el que he tenido porque siendo una mujer de lo más tradicional tuvo la visión de lo que podría hacer un teléfono celular un día, que incluso, no fue tan lejano...

miércoles, septiembre 17, 2014

Pues bien, regreso a mi blog hoy después de casi dos años de ausencia, como si alguien lo hubiera notado, como si alguien me extrañara, no puedo dejar de sonreir al escribirlo, pero no importa, regreso a postear todo lo que se me ocurre y lo que por mi mente pasa... Me doy la bienvenida de vuelta... Yo me había prometido que hasta que terminara la tesis no debía escribir "cosas superfluas", creo que fue un error, pero ya una vez entrada, cuando tenía ganas de escribir otra cosa u otros temas, me decía a mí misma que mejor escribiera un párrafo de la tesis o hiciera algo relacionada con dicha misma tesis... En fin, ya extrañaba este espacio.. aunque no fuera una asidua escritora como muchos de mis amigos y amigas... Pero definitivamente sí se te va cierta energía entre escribir aquí y allá, lo mío mío y lo académico, que aunque sea mío y personal, es en otro plano de lo mío y de lo personal... En fin... me siento un poco liberada del tema de la tesis, aunque deba de hacer más correcciones, yo sigo trabajando, pero al menos está lo que intenta cumplir con los requisitos. Luego luego salen las inseguridades, pero no puedo evitarlo... También están los pensamientos revueltos de melancolía por todo lo que una deja de hacer mientras estás ahí... La represión y el desasosiego en momentos de crisis, las noches sin dormir bien y la angustia de que lo que haces está mal o le falta mucho... Ahora los requisitos de término me han parecido eternos.. pero igual hace uno todo... hay que tener un poco de paciencia, aunque ya me tuve mucha... es parte del show... Intenté hacer todo sin enfermarme, pero creo que no lo logré por completo, ni modo, los cuerpos recienten y cobran facturas, las personas igual, me refiero en específico a mis hijes... En fin... espero esta tortura termine pronto, con todo y examen de grado. Espera, si lo llamo tortura y la que la sufre soy yo, entonces soy una masoquista. Entonces recapitulo, quizá no es exactamente una tortura, pero sí se le parece, quizá por lo tanto, no es que yo sea masoquista, sino que puede ser en tanto el doctorado en sí lo sea... Bueno, pues aquí seguiremos en contacto querido/a lector/a  anónimo...

miércoles, agosto 01, 2012

He estado estudiando el matrimonio desde diversos ángulos como parte de mi trabajo de tesis. Por lo que cada vez en cuando estoy buscando información en el internet, a la par de los mil libros y documentos que tengo a mi alrededor. En estos días, me encontré con una epístola de Melchor Ocampo modificada. Me reí lo suficiente como para decidir compartirla en este espacio. Supongo que la usan en las despedidas de solteras, no creo que de solteros... Al final le doy crédito a la persona que la publicó para sus amigas:


"LA ESPISTOLA DE MELCHOR OCAMPO MODIFICADA"

Declaro en nombre de la Ley y de la Sociedad, que quedan ustedes unidas en legítimo matrimonio con todos los derechos y prerrogativas que la ley otorga y con las obligaciones que impone; y manifiesto: "que éste es el único medio de fundar la familia, de conservar la especie y de suplir las imperfecciones del individuo que no puede bastarse por si mismo para llegar a la perfección del género humano. Este no existe en la persona sola sino en la dualidad conyugal. ( Me cae de madre que no entendí este nuevo párrafo y ¿ustedes ciudadanos y ciudadanas?). Los casados deben ser y serán sagrados el uno para el otro, aún más de lo que es cada uno para sí. El hombre cuyas dotes sexuales (como ven, aquí si somos desiguales, pero para hacer un hijo, se necesitan dos) son principalmente el valor y la fuerza, debe de dar y dará a la mujer, protección, alimento y dirección, tratándola siempre como a la parte más delicada, sensible y fina de si mismo (aunque hay unas hijas de su mal dormir, que no se aguantan ni solas), y con la magnanimidad y benevolencia generosa que el fuerte debe al débil, esencialmente cuando éste débil (usted lo cree) se entrega a él, y cuando por la Sociedad se le ha confiado. La mujer, cuyas principales dotes son la Abnegación, la belleza, la compasión, la perspicacia y la ternura debe de dar y dará al marido, obediencia, agrado, asistencia, consuelo y consejo, tratándolo siempre con la veneración que se debe a la persona que nos apoya y defiende, y con la delicadeza de quien no quiere exasperar la parte brusca, irritable y dura de sí mismo propia del carácter) (Que me consigan una docena de éstas, dijimos los casados ahí presentes). El uno y el otro se deben y tendrán respeto, deferencia, fidelidad, confianza y ternura, y ambos procurarán que lo que el uno se esperaba del otro al unirse con él, no vaya a desmentirse con la unión.

Que ambos deben prudenciar y atenuar sus faltas. Nunca se dirán injurias, porque las injurias entre los casados deshonran al que las vierte, y prueban su falta de tino o de cordura en la elección, ni mucho menos se maltrataran de obra (acaso por "obra" del Espíritu Santo) porque es villano y cobarde abusar de su fuerza.

Ambos deberán prepararse con el estudio, amistosa y mutua corrección de sus defectos, a la suprema magistratura de padres de familia (Como que la redacción la hizo un "Magistrado(a) porque solo ellos entienden esta frase) y creemos debería decir (Ambos deberán prepararse estudiando sus defectos y virtudes en base a la experiencia de sus padres) para que cuando lleguen a serlo, sus hijos encuentren en ellos buen ejemplo y una conducta digna de servirles de modelo. La doctrina que inspiren a estos tiernos y amados lazos de su afecto, hará su suerte próspera o adversa; y la felicidad o desventura de los hijos será la recompensa o el castigo, la ventura o la desdicha de los padres. La sociedad bendice, considera y alaba a los buenos padres, por el gran bien que le hacen dándoles buenos y cumplidos ciudadanos; y la misma, censura, desprecia debidamente a los que, por abandono, por mal entendido cariño o por su mal ejemplo, corrompen el deposito sagrado que la naturaleza les confío, concediéndoles tales hijos. Y por último, que cuando la Sociedad ve que tales personas no merecían ser elevadas a la dignidad de padres, sino que sólo debían haber vivido sujetas a tutela., como incapaces de conducirse dignamente, se duele de haber consagrado con su autoridad la unión de un hombre y una mujer que no han sabido ser libres y dirigirse por sí mismas hacía el bien. (Hay guey, se me cayó la baba con estas últimas frases).

Pero hoy en día como la raza, "dígase jóvenes viejos y viejos jóvenes" se ha vuelto muy maloras, y porque tienen un concepto del matrimonio que no concuerda con la "Epístola de Melchor Ocampo", les transcribiré lo que para ellos consideran lo que es el matrimonio en estos días:

"LA VERDAD DETRÁS DEL MATRIMONIO

Definición:
1.-Acto civil y religioso mediante el cual se crea un Cristo más y
una Virgen menos.
2.-Intercambio de malos humores durante el día… y malos
olores durante la noche.
3.-Única sentencia a cadena perpetúa que se cancela por mal
comportamiento.
4.-Situación en la que ninguna mujer obtiene lo que esperaba, y
ningún hombre espera lo que obtiene.
5.-Matemáticamente.
Suma de afectos, resta de libertades, multiplicación de
responsabilidades y división de bienes.
6.-Dicese de la principal causa de divorcio.
7.-Proceso químico por medio del cual una media naranja se
convierte en un medio limón.
8.-La forma más rápida de engordar.
9.-La única guerra, en la que se duerme con el enemigo.
10.-Es lo que resulta cuando en la "guerra de sexos" decide
tomar un/a prisionero/a.

"REFLEXIONES FINALES"

1.-Sirve para resolver problemas que nunca hubieras tenido si
hubieras seguido soltero/a.
2.-Sino fuera por el matrimonio, muchos esposos no tendrían
nada en común con sus esposas o viceversa.
3.-El hombre soltero… es un animal incompleto.
El casado… es un completo animal.

Pero como diría Don Teofilito, lo anterior no es nada, falta lo bueno:
Antes…y después.

Antes.- Dos por la noche.
Después.- ¿Dos por mes?.
Antes.- ¡Me dejas sin aliento!!!
Después.- ¡Me estas ahogando!!!
Antes.- ¡ No pares!!!
Después.- ¡ No empieces!!!
Antes.- Fiebre del sábado por la noche.
Después.- Pay per view (pago por evento).
Antes.- El sonido de la música.
Después.- Los sonidos del silencio.
Antes.- Quiero estar a tu lado.
Después.- ¡Hazte a un lado!!!.
Antes.- Me pregunto que haría sin él.
Después.-Me pregunto que hago con el.
Antes.- Erótica.
Después.- Neurótica.
Antes.- Parece que estamos juntos desde siempre.
Después.- Otra vez por aquí???.
Antes.- Ella adora como controlo las situaciones.
Después.- Ella dice que soy un manipulador.
Antes.- Anoche lo hicimos en el sofá.
Después.- Anoche dormí en el sofá.
Antes.- Había una vez…..
Después.- Y este cuento se ha acabado.

POSDATA:
Si al leer éste artículo que lleva toda la sana intención de instruirlos en el arte del matrimonio y han transcurrido 60 minutos, y no piensa en sus amigos/as, que gacho ya que lleva la intención de hacerlos felices por el resto de sus vidas, ya que los que estamos adentro queremos salirnos y los que están afuera quieren entrar, pero en fin, lo dejo a su criterio.


|׺°”˜`”°º×|<å¯|¯µ×º°”˜`”°º×

katia_i_l_t@hotmail.com
kathh3@gmail.com 

jueves, julio 26, 2012

Cambiarte de casa es como cambiar de cuerpo... siento que la piel nueva sale limpia y ufana ante el desprendimiento de la cascarita vieja... De haber vivido en una casa por lo demás oscura y relativamente fría, siento también ahora que el sol entra por todos lados, a todos mis espacios y recovecos. Lo deseaba. La luz me da vida y paz. Mis hijes están agusto. Les gustó el lugar, los espacios, el sol de la mañana y el silencio. El inconveniente es que está un poco lejos. Algún precio debía pagar, pero de cualquier manera no es con semáforos, porque casi no hay. A ver qué pasa cuando entren a la escuela y la dinámica cambie. Por lo pronto, estamos acomodando la nueva piel, la nueva vida...

sábado, marzo 03, 2012

Una de las cosas que me aterran de estar sola con mis hijes son los posibles accidentes. Hasta ahora hemos hecho simulacros de posibles circunstancias telúricas. La estufa es un área controlada: no la prenden (aunque ya le estoy enseñando a mi hijo el peque). Pero hoy mi hijo insitió en comerse un taco que quedó de anoche todavía envuelto en papel aluminio. Yo desde la recámara grité: "no vayas a meterlo con el alumnio". Pero cuál fue la sorpresa cuando el micro ya estaba prendido y con lucecitas adentro. El chamaco estaba allá alejado en un rincón de la sala gritando como loco, la niña también gritaba y yo corrí como loca a la cocina a ver qué estaba pasando. A ciencia cierta no sabía qué hacer. Pensé en microdécimas de segundo en diversas formas de apagarlo. Pero la instintiva fue abrir la puerta del microwave. Y todo acabó. Primero abracé a mi hijo porque los dos estábamos asustados. Después le expliqué al niño que no debía gritar, sino que debía ver qué se podía hacer, si nada estaba en las posibilidades había que salir de la casa, como en otras contingencias. Cuando saqué el taco ya estaba prendiéndose una partecita del papel. Afortunadamente nada pasó. Todo fue muy rápido. Le expliqué al niño todo lo que nunca se debía meter al micro. Pero todos aprendimos la lección... Uufff pensé, no saben de lo que yo he sido capaz en el pasado... Recordé una vez que dejé una olla de chocolate prendido en otra casa donde viví. Todo el día desde la mañana estuvo hirviendo hasta en la tarde noche que llegamos. La casa olía a chocolate quemado. Tiramos la olla porque ni siquiera pudimos quitarle la tapadera, estaba a punto de reventar. Llegamos y la placa de la estufa seguía prendida, no recuerdo todos las palabras e injurias que recibí por ese error. Quizá todo fue de los nervios, pero yo no escuchaba, sólo pensaba lo que pudimos perder, nuestras cosas, los libros, la casa... y de cómo se me pudo haber olvidado apagar la estufa. Me sentí tan culpable. La lección la aprendí. Por ello eternamente reviso la estufa antes de irme y si no recuerdo que lo hice me regreso.  Ahora no fue igual.  A cargo estoy y esta experiencia sirve para seguir mejorando y haciendo énfasis en los canales de seguridad en una casa con niñes. Mi recomendación a los pocos lectores es que si tienen niñes a su cuidado, no los subestimen y les expliquen desde muy pequeños cosas que pueden hacer en caso de.. y lo que deben y pueden usar...